Ahogado en la orilla

Dos goles de Inma Sojo y Ángela abrieron un boquete en la barca rojiblanca y nos obligó a nadar contra corriente. El equipo, como siempre, no bajó lo brazos y fue avanzando pese a todas adversidades, en forma de balones a la madera y de paradas increibles de una inconmensurable Etayo. Primero restó diferencias Bruna, luego Consuelo aumentó de nuevo la brecha, pero la tenacidad de las nuestras nos permitió llegar a la recta final de partido con igualdad en el marcador, merced a los tantos de Desi y de nuevo Bruna.

El afán competitivo del equipo le hizo insistir en el juego de cinco y lo que era la enésima ocasión de nuestro equipo se convirtió en un balón perdido en el área que Mayte acertó  a despejar hacia la solitaria portería  de nuestro equipo, cuando apenas quedó tiempo para sacar de centro. El balón terminó en las redes y nuestro equipo no pudo sumar punto alguno. Habrá que seguir trabajando. Nadie dijo que fuese fácil.

Deja un comentario